Mitos sobre la formación online

Hace ya más de diez años que existe la formación online. Pero, a pesar de todas las mejoras que se han producido en este tiempo, aún circulan entre los estudiantes ciertos mitos y leyendas entorno a este tipo de formación.

Cada vez hay más personas que optan por la formación online y cada vez hay más centros que imparten todo tipo de materias a través de esta modalidad. Sin embargo, aún persisten ciertos temores cuando se habla de formación online y muchos estudiantes son reacios a cursar esta formación.


Para desterrar algunos de estos mitos y despejar dudas, he consultado a algunos centros de referencia en la formación online y a distancia de nuestro país.



Mito 1

"La formación online no es tan buena como la formación presencial"

La formación online es diferente, pero eso no significa que sea peor. Según Alejandro Tiana, Rector de la UNED, la formación a distancia puede ser tan buena o tan mala como la presencial. Todo depende de que se cumplan algunas condiciones y criterios de calidad, relativos al personal responsable de ella, a los materiales que ofrece y al sistema de apoyo al estudio: “Nuestro modelo de formación se actualiza constantemente. De hecho, nuestro Instituto Universitario de Educación a Distancia (IUED) tiene como objetivo principal la mejora de la calidad de la educación a distancia y el perfeccionamiento de nuestra metodología, además de formar al profesorado,  asesorar acerca de la realización de los materiales didácticos y evaluar su calidad”.

Mito 2

"Nadie resolverá mis dudas porque no tengo contacto con el profesor"

Por lo general, la mayoría de los cursos están diseñados por profesores especializados en la materia. Para poder resolver dudas los centros suelen ofrecer a los estudiantes horas de tutoría (bien presencial u online), y también incluyen la posibilidad de mantenerse en continuo contacto con los profesores a través de foros.

Mito 3

"No tendré compañeros con los que compartir la experiencia"

Es cierto que la sensación de soledad es una de las principales barreras a las que tienen que enfrentarse las personas que estudian online, pero los programas ofrecen cada vez más trabajos prácticos en equipo. Además, las plataformas virtuales disponen de diversas herramientas (foros, chat, mensajería…) para facilitar la comunicación entre compañeros.

Mito 4

"No sabré cómo organizarme"

La formación online nos ofrece la posibilidad de estudiar cuando queramos y desde cualquier lugar, pero esto puede ser un arma de doble filo si no mantenemos una cierta disciplina de estudio. Por eso, es importante planificar las horas que se van a dedicar a estudio, fijar unos objetivos diarios o semanales y hacer un seguimiento para no caer en la pereza y la falta de motivación.
Los profesores tutores deben ayudar a los alumnos a preparar las asignaturas y aclarar dudas sobre los contenidos o la documentación necesaria para cada materia. En este sentido, el equipo de Deusto Formación se encarga de dar apoyo y de desarrollar campañas de seguimiento para que el alumno se sienta respaldado a lo largo de su formación.

Mito 5

"Las empresas no valoran igual a candidatos que tienen un título online"

Todos coinciden en señalar que en la actualidad esta situación apenas se produce. Para Deusto Formación, lo que las empresas quieren ver es que el trabajador está formado en una serie de tareas, con independencia de cómo hayan conseguido dicha formación.
Mientras que Alejandro Tiana, Rector de la UNED, quiere dejar bien claro que no hay diferencia entre un licenciado en un grado o máster oficial presencial y uno online: “La formación es equivalente y el título académico es igual para ambos. Probablemente, el licenciado de la UNED tiene unas cualidades personales diferentes al de la universidad presencial, aportando a su cualificación académica, condiciones como perseverancia, disciplina, autodesarrollo, capacidad de aprendizaje autónomo… todas ellas muy apreciadas en el ámbito laboral. De hecho hay estudios en diversos países que atestiguan que se trata de características muy valoradas”.