Aplicaciones para diseñar tu propio curso online

¿Eres experto en una materia y la quieres compartir con los demás? ¿Eres profesor y no tienes ni idea de cómo empezar a crear tu curso en línea? Lejos quedan ya los días en los que la enseñanza estaba restringida a los docentes y para impartir una clase no quedaba otra que el profesor y alumnos se metieran en un aula para impartir y recibir conocimientos. La educación tal y como la conocíamos ha sufrido una auténtica revolución y hoy cualquiera puede convertirse en profesor y cualquiera puede ser alumno.

Gracias a las nuevas tecnologías, cualquiera que lo desee dispone de herramientas para poder impartir un curso completo en Internet, lo único que necesita es tener algo que enseñar. Son muchas las ventajas de los cursos online, tanto para el profesor como para el alumno. Por una parte, son sencillos y baratos de producir y distribuir, gracias a la multitud de plataformas existentes. Además, se puede llegar a una gran cantidad de alumnos con una total flexibilidad de horarios. Otras ventajas son el feedback que se puede generar o la inmediatez para poder acceder a nuevos contenidos. Incluso muchas plataformas permiten la evaluación del rendimiento de los alumnos.

A continuación, me gustaría destacar algunas herramientas y plataformas con las que poder crear tu propio curso online fácilmente.



Moodle. Se trata de una de las herramientas de creación de cursos online más completa. Es open source y cuenta con todo lo necesario para poner en marcha un curso: creación de grupos, distribución de ficheros, calendario, herramientas de evaluación…los cursos pueden ser abiertos o cerrados a la matriculación a través de una contraseña. El pero de esta aplicación es su interfaz algo anticuada ante opciones mucho más atractivas visualmente.

eXelearning. Aplicación open source para la elaboración de cursos online sin necesidad de ser experto en HTML o XML. Es totalmente gratuita y permite a los profesores la publicación de contenidos educativos en una especie de libro digital navegable a través de su árbol de contenidos e integrado por textos, archivos, imágenes, animaciones, vídeos, audios… Además, los cursos también pueden visualizarse offline y en otros formatos como CD o USB.

Edmodo. Con más de 25 millones de usuarios, combina una red social entre alumnos y profesores con una plataforma educativa. El profesor tiene una gran cantidad de opciones disponibles para la creación del curso: creación de eventos, distribución de archivos, presentaciones… e incluso puede evaluar a los alumnos a través de pruebas y exámenes tipo test.

Udemy. Plataforma en la que se puede crear y hospedar un curso de manera sencilla, rápida y gratuita. Además, su cuidado diseño y su interfaz pensada para facilitar el aprendizaje lo convierten en una opción interesante. Por cada venta que se produzca de un curso, Udemy se queda una comisión y si se hace popular se ellos mismos se encargan de promocionarlo. Otra de las ventajas es que no tienen la exclusividad de tu curso, por lo que puedes seguir vendiéndolo  en otras plataformas. Como pegas, la mayoría de usuarios son de habla inglesa y no tiene herramientas de evaluación. En la misma línea de Udemy encontramos otras plataformas para crear en video-cursos online como FloqqTutellus o Cursopedia.

Tageswoche (CC-Flickr) de Sourcefabric