¿Qué es el BYOD y cómo afecta a nivel personal y laboral?

Los españoles cada vez más tendemos a mezclar la vida personal con la vida profesional. Y ello, según un estudio de Samsung, se debe a la tendencia cada vez más habitual en las empresas de pedir a los empleados que utilicen sus propios dispositivos: ya sean teléfonos móviles, ordenadores ó cámaras fotográficas o de video. Es lo que se conoce como BYOD.

BYOD es el acrónimo de “Bring your Own Device” que traducido al castellano quiere decir algo así como “Trae tu Propio Dispositivo” (a la oficina, se sobreentiende). Y es que, cada vez más empresas piden a sus empleados que utilicen sus propios ordenadores y su propio software para trabajar. Una tendencia que además, en los últimos años, se ha acentuado todavía más gracias a los servicios alojados “en la nube” y que evitan en parte uno de los principales problemas que implica el BYOD: la seguridad. ¿Qué ocurriría si pierdo mi ordenador personal con información sensible de mi empresa guardada en él?

Según el estudio People-Inspired Security publicado recientemente por Samsung el 80% de los trabajadores españoles que utilizan el mismo dispositivo uso personal y profesional son conscientes de que ponen en peligro la seguridad de la propia compañía.

De lo que no parecen tan enterados, sin embargo, es de otro riesgo añadido más que evidente: el de mezclar en exceso la vida laboral con la familiar. Si traducimos este fenómeno a cifras y extrapolamos los datos de las 4.500 encuestas realizadas podemos afirmar que:
  • El 80% de los trabajadores que usan sus propios ordenadores en el trabajo llevan a cabo tareas personales durante la jornada laboral
  • Al mismo tiempo, el 85% de los trabajadores atienden a tareas del trabajo en su tiempo libre;
  • Uno de cada tres trabajadores creen que usando sus propios dispositivos son más productivos y al mismo tiempo gestionan mejor sus tareas personales.

Si hablamos exclusivamente de teléfonos móviles ó smartphones podemos afirmar que un tercio de los trabajadores usan el mismo teléfono para uso personal y profesional. Pero lo más curioso que revela el informe es que en el caso de no compartir el mismo disposivio, las aplicaciones saltan de uno a otro. Así, los trabajadores españoles guardan de media nueve aplicaciones personales (Facebook, Whatsapp o Candy Crush) en el teléfono del trabajo, y guardan ocho aplicaciones relacionadas con su trabajo (Microsoft Outlook, Gmail, Lync) en su dispositivo personal.