Cómo evitar ser espiado a través de la webcam

  • Una empresa valenciana ha creado un dispositivo a base de imanes que bloquea el visor de la cámara

No es ninguna novedad que las webcams son vulnerables, que se pueden hackear fácilmente y que vigilar a alguien desde la cámara de su ordenador sin que se dé cuenta es posible. Cada vez hay más personas que optan por fijar un trozo de papel o una pegatina en la óptica de las cámaras de sus ordenadores, ya que según apuntan los expertos tapar la webcam es la mejor manera de evitar ser espiado.

En esta línea, una empresa valenciana especializada en ciberseguridad ha creado un producto basado en imanes para tapar las cámaras de los dispositivos electrónicos que aspira a sustituir los métodos caseros. El llamado Look&Lock es un sistema de bloqueo con accionamiento magnético que se pega directamente en la webcam y que funciona con un juego de llaves imantadas que permiten abrir la trampilla de la cámara cuando el usuario quiera.


De este modo, se puede ejercer un control parental sobre el uso de la webcam y se evita dañar la lente de la cámara, sin embargo no todos los usuarios estarán dispuestos a pagar los 10 euros que cuesta el dispositivo. Hay muchas maneras de tapar las cámaras de los dispositivos electrónicos: basta con un trozo de cinta aislante o post-it.

Aunque cubrir el visor es el procedimiento más efectivo hay otras precauciones que se pueden tener en cuenta cuando se trata de webcams externas. Enfocar la lente hacia el techo, desconectar el cable USB que une la cámara al ordenador y cambiar la contraseña que la webcam trae por defecto, son algunos consejos.