Cómo mejorar la velocidad y el alcance del Wi-Fi

  • Cinco consejos para optimizar el funcionamiento de la red inalámbrica

Trabajar con una conexión a internet lenta puede llegar a ser muy frustrante. A menudo, las interferencias de otras redes y aparatos influyen de forma significativa en una mala recepción de la red; así como la monopolización del ancho de banda por parte de algunas aplicaciones. Incluso no saber colocar bien el router puede dificultar el alcance del wifi. Para solucionar el problema, he aquí una serie de consejos que pueden ayudar a mejorar la conexión a la red inalámbrica.

1. Buscar un buen sitio para el router


La señal que emite el router se expande en todas direcciones, perdiendo intensidad a medida que encuentra obstáculos, como las paredes. Para conseguir la mejor velocidad de transmisión de datos se recomienda poner el router en un punto elevado y en el centro del área desde la que el usuario se conecta habitualmente a internet. Eliminar los objetos que se interponen entre el punto de acceso y los dispositivos que se vayan a utilizar puede ayudar a mejorar la señal, así como, en caso de tener dos antenas, colocarlas perpendicularmente.
Para saber cómo se expande la señal o de dónde viene hay herramientas como Ekahau HeatMapper que permiten dibujar mapas de intensidad y posición de las conexiones wi-fi.

2. Utilizar un canal sin interferencias

Los routers inalámbricos pueden operar en una serie de canales diferentes (en España, se puede usar cualquier canal del 1 al 13). El problema es que a menudo los canales se saturan y se producen interferencias entre redes. Para evitarlo, se pueden utilizar herramientas como Wi-Fi Analyzer para encontrar el canal más adecuado. Los más recomendables son el 1, el 7 y el 13.

3. Eliminar otras interferencias

Teléfonos inalámbricos, móviles, radios, microondas, mandos de consola Bluetooth y otros aparatos también pueden interferir en la señal del router. Alejarlos del acceso a la señal puede ser una opción, así como escoger el canal del teléfono inalámbrico a la hora de comprarlo. Si con esto no basta, comprar un router de doble banda puede ayudar a solucionar el problema.

4. Controlar las aplicaciones que monopolizan el ancho de banda

Los servicios como las videollamadas o los videojuegos online acostumbran a acaparar bastante el ancho de banda, ralentizando la velocidad para el resto de usos de la red. De este modo, algunos routersofrecen la posibilidad de configurar el llamado QoS (Quality of Service, es decir, calidad de servicio en inglés) para distribuir el ancho de banda entre los dispositivos y aplicaciones, según las prioridades del usuario.

5. Mejorar la seguridad para alejar a los intrusos

Aumentar la seguridad del router puede ayudar a evitar que un tercero la llegue a hackear. Para ello es imprescindible cambiar la contraseña de fábrica y utilizar un cifrado WPA. Actualizar el firmware al más reciente es una forma de proteger la red y para más seguridad, el usuario puede limitar el acceso al número de IPs que él quiera.