Las redes suben, pero los medios mandan

  • Una investigación a partir de entrevistas a profesionales revela que el criterio de las empresas periodísticas pesa más entre la audiencia que el de las plataformas 2.0

Quien menosprecie el poder de los medios de comunicación tradicionales debido a la indiscutible pujanza de las redes sociales se equivoca, al menos, de momento. Tal vez los mejores influencers sean los que no lo parecen, como se concluía en una investigación reciente. Sin embargo, a la hora de tomar decisiones relevantes, por ejemplo, en el terreno delconsumo, el criterio de la prensa convencional sigue pesando más que el contenido de las plataformas 2.0 en las conciencias de los ciudadanos, según se destaca en un informe de la prestigiosa compañía especializada Ogilvy.

En opinión de la responsable de relaciones con los medios de la agencia en Estados Unidos, Jennifer Risi, las empresas periodísticas siguen siendo un canal idóneo “para construir valor de marca, incrementar las ventas e impulsar la cuota de mercado”. Su afirmación se basa en el estudio dado a conocer en verano, en cuya elaboración han participado 115 editores, productores y reporteros. En cualquier caso, dos tercios de estos profesionales alertan del peligro que entraña una cobertura informativa excesiva sobre la actividad de una firma, puesto que, a su entender, esta práctica se interpretaría como un trato de favor.


Los teléfonos móviles y las tabletas están sustituyendo en el consumo de medios a los dispositivos clásicos: televisores, ordenadores fijos o portátiles, etc. No obstante, como señalan los técnicos de la empresa especializada ComScore, la filosofía multiplataforma, es decir, aquella en la que los usuarios emplean dos o más soportes para este cometido, todavía es mayoritaria en los 40 mercados internacionales que han analizado para llegar a esta conclusión.

Por este motivo, los productores y distribuidores de material audiovisual se han habituado a incorporar lo digital a sus estrategias comerciales: televisión, radio, videojuegos, etc. Este nuevo panorama concierne igualmente a los anunciantes, que desde hace meses tienden a automatizar la gestión de la publicidad con el fin de asegurarse una adaptación rápida a las circunstancias.