Los ‘wearables’ siguen sin ser imprescindibles

Los analistas presentes en el MWC están convencidos de que la ropa y los accesorios conectados se popularizarán a un ritmo más lento que los ‘smartphones’ y las tabletes

El mercado de los wearables, con un pabellón propio en la edición de 2016 del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona, se duplicará en Estados Unidos en un par de años, según calculan los técnicos de la empresaeMarketer. Así, mientras que en la actualidad hay casi 40 millones de norteamericanos adultos que son usuarios de ropa o accesorios conectados a internet, se prevé que en 2018 esta cifra ascienda hasta más de 81 millones y medio.

Sin embargo, muchos de los profesionales desplazados hasta la feria de la capital catalana entre el 22 y el 25 de febrero, no consideran que esta progresión suponga un éxito apabullante en un sector tan activo como el tecnológico. Como recuerdan especialistas como los de la prestigiosa revista Forbes, por comparación, diversos dispositivos lanzados recientemente les han dado alegrías mayores a sus fabricantes y distribuidores.


Hoy por hoy, el segmento de población más familiarizado con loswearables es el de las personas cuyas edades están comprendidas entre los 25 y los 44 años, por su curiosidad por los datos y su interés en conocer sus aptitudes, por ejemplo, a través de aparatos vinculados al deporte y la actividad física en general.

Desde eMarketer añaden lo mismo que comentan los analistas en el MWC: el descenso en los precios de estos elementos y el incremento de la oferta relacionada con el fitness propiciarán que en 2017 ya haya más mujeres que hombres con wearables. En cualquier caso, el crecimiento en esta área no será tan rápido como el que se dio en otras categorías, como los smartphones o las tabletas, una circunstancia que, en opinión de la consultora Cathy Boyle mantiene a la expectativa a los anunciantes sobre esta plataforma.