Buenos días, Facebook; buenos días, Twitter

Lo primero que hace uno de cada tres usuarios de iPhone al despertarse cada mañana es consultar sus redes sociales, antes incluso de levantarse de la cama

Lo primero que hace prácticamente un tercio de los usuarios de iPhone cuando se despierta es consultar el estado de sus cuentas en redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest, Tumblr o Linkedin. Según la empresa especializada Go-Globe, esta porción de la sociedad lleva a cabo esta acción todos los días. Y, además, la realiza desde la cama, antes incluso de levantarse, sea la hora que sea.

Muchos de los internautas que se comportan de este modo tienen entre 15 y 19 años. Así inauguran los más jóvenes unas jornadas en las que las visitas a los espacios que gestionan en distintos medios y plataformas 2.0 les ocuparán un mínimo de 180 minutos. De acuerdo con los resultados de este informe, casi una quinta parte de los navegantes que están presentes en los canales sociales no puede pasar más de dos horas sin comprobar lo que allí está sucediendo y lo que se está comentando.


En esta área, intensidad no se corresponde con uniformidad. Los hombres suelen utilizar las redes para su trabajo –sobre todo, para los negocios– y para conseguir citas; a las mujeres, en cambio, les interesa más entretenerse, compartir material y mantener sus relaciones, como se desprende de un estudio de las firmas Ruby Media Corporation y Finances Online elaborado con estadísticas del Pew Research Center y Nielsen.

Ellos son más propensos que ellas a obtener y usar códigos de descuento para compras: las proporciones son del 56% frente al 39%. A los consumidores, con independencia de su sexo, les gusta encontrar humor en Facebook, Twitter, Pinterest, Instagram... y les atrae la publicidad con famosos. A pesar de estas coincidencias, los profesionales del marketing querrían saber qué diferencias se dan entre hombres y mujeres para incrementar las ventas de sus productos y servicios.

Sin embargo, hay entornos donde la efervescencia es considerablemente menor. En nueve de cada diez perfiles de Google+ no hay contenido público a disposición de nadie, lo que, según los impulsores de la investigación que revela estos datos, Stone Temple Consulting, significa que el grado de actividad de la audiencia es extremadamente bajo o inexistente.


El fundador de esta compañía, Eric Enge, explica que él y sus colegas seleccionaron al azar 516.246 cuentas de Google+ para analizar con qué frecuencia se publicaba algo en ellas, desde su creación hasta la actualidad. Lo que hallaron fue que solo unas 50.000 eran válidas, puesto que en el resto no había nada que rastrear.