LG - G5: Un móvil atrevido en un mercado aún tímido con los smartphones modulares

El modelo con cámara extraíble es un intento de innovar en un mundo en el que los teléfonos son muy parecidos



La idea del teléfono modular es muy interesante. ¿Y si en lugar de cambiar de móvil cada cierto tiempo, cambiáramos las partes averiadas o menos actualizadas? Además de ahorrar dinero, tendríamos un comportamiento más sostenible con el medio ambiente.


Google puso en marcha hace cuatro años Project Ara, un plan para crear y lanzar un móvil en el que cada pieza esencial del móvil (la cámara, el procesador, la memoria, la batería...) fuera un módulo intercambiable. El primer prototipo fue presentado en la conferencia I/O de Google del 2014 y el dispositivo falló en el arranque. Y ahí sigue atascado. Cada año es algo que está por llegar

En la presentación del LG G5, en febrero pasado en Barcelona, el presidente de la compañía coreana soltó una de las grandes verdades que nadie se atreve a pronunciar en la industria: hoy los teléfonos se parecen demasiado unos a otros. Es difícil distinguirlos entre ellos. Tanto, que hasta se antoja aburrido hacerlo. Los fabricantes están obligados a enseñarnos elementos diferenciales de sus teléfonos cuando en realidad no hay mucho que los separe a simple vista más allá de la calidad de sus componentes. En este caso, las diferencias están por dentro.

Más funciones con la capacidad modular

Dotar a un móvil de elementos diferenciales es posible, aunque cada vez más difícil en un mundo hiperglobalizado en el que es probable que el diseño del próximo iPhone llegue al mercado chino de falsificacionesantes de que se produzca el lanzamiento oficial del móvil de Apple. Para los fabricantes el gran reto es lograr un producto que los consumidores vean innovador y deseen comprar. En medio de ese mundo que convierte a los móviles en clones de sí mismos, LG optó con su G5 por añadirle funciones gracias a su capacidad modular.


El intento de LG de distinguirse con un móvil compacto y modular al mismo tiempo puede que no se vea respaldado por los usuarios, apabullados con una oferta más que amplia de móviles, pero supone unserio intento de innovar en un mundo en el que se copia tanto que nadie sabe quién copia a quien.