Así es Allo, el “Whatsapp” de Google con inteligencia artificial

La nueva app de mensajería de Google, cuestionada en materia de privacidad, incorpora a su asistente personal en forma de “bot” con el que conversar para obtener información

En medio de las novedades que Google anunció en mayo en su conferencia de desarrolladores -Google i/o- se encontraba Allo, la app de mensajería instantánea que ya está disponible desde la semana pasada para su descarga en terminales Android. Con las tiendas de aplicaciones pobladas con un buen número de servicios de mensajería, ¿qué trae de nuevo esta apuesta de los de Mountain View?

Su característica más diferenciadora en la integración de inteligencia artificial en la app. Google ha querido fusionar un servicio de mensajería con las posibilidades de su motor de búsqueda a través de un “bot”.


Así, Allo ofrece las opciones de servicios como Whatsapp o Line (aunque no videollamadas, eso queda para Google Duo) con emoticonos, sticker s, notas de voz, intercambio de archivos y algunos extras como la posibilidad de personalizar y dibujar sobre las fotografías antes de enviarlas. Y a todo ello le añade, además, la posibilidad de conversar con un asistente inteligente al que preguntar sobre el tiempo, la ruta más rápida para llegar a un destino, las citas anotadas en la agenda, o cualquier otro dato que se quiera consultar en la web.

El asistente está todavía en lo que Google ha denominado una versión “Preview”. Por el momento, no ofrece nada que no ofreciese Google Now ni que no se pudiese consultar por voz en el motor de búsqueda, pero la experiencia resulta diferente en formato chat. La sensación de interactuar con el asistente por mensajes escritos resulta más natural que escuchar la voz artificial del asistente.

El usuario puede sumar al asistente de Google a cualquier conversación que tenga con otro contacto. Por ejemplo, si este está haciendo planes con sus amigos y quieren consultar qué tiempo hará al día siguiente pueden preguntarlo simplemente añadiendo delante “@Google”. Allo aprende gracias al feedback del usuario.

Se puede incorporar al asistente de Google a las conversaciones, para que aporte todo tipo de información

Después de recibir respuesta a una pregunta, el usuario puede valorar positiva o negativamente la información ofrecida. Además, recibirá sugerencias para realizar más consultas relacionadas con la que ha formulado previamente. Aunque la compañía ha anunciado que pronto estará disponible en más idiomas, de momento solo se puede interactuar con el asistente en inglés, por mensaje de texto, emoticonos o notas de voz.

Google tiene una posición privilegiada con su correo electrónico Gmail, domina las búsquedas en internet siendo de lejos el motor de búsqueda más popular entre los usuarios y también con sus mapas, pero es débil en otros ámbitos. Su red social Google+, pese a los esfuerzos de la compañía, nunca ha terminado de despegar e incluso se especuló sobre su posible desaparición.

En este escenario, Allo es la nueva apuesta de Google por crecer en usuarios en uno de los ámbitos donde es menos fuerte: el de la mensajería. La nueva app intentará competir con servicios como Whatsapp, WeChat, Line o Telegram.

Llegando mucho más tarde que sus competidores, su obligación era presentar, además de un buen diseño, algún elemento diferenciador para tratar de convencer a los usuarios de instalar la aplicación. Los de Mountain View han cuidado la interfaz y confiado en la inteligencia artificial como reclamo.

Privacidad en entredicho

Aunque Google había insistido en que la privacidad sería uno de los puntos fuertes de la app durante su presentación, parece que la compañía ha rebajado sus expectativas iniciales.

Por defecto, las conversaciones que se mantengan en Allo serán almacenadas en los servidores de Google. Los de Mountain View sostienen que esto es así para que el asistente pueda tener acceso a ellas para aprender de los usuarios y mejorar su funcionamiento. Así, la que es una de las principales novedades que trae la app condicionaría un aspecto tan delicado como el de la privacidad.

Google ha rebajado sus promesas iniciales en materia de privacidad para perfeccionar más y más su asistente

Diferentes voces expertas han cuestionado esta decisión. Entre ellas, la del exanalista de la CIA Edward Snowden, que ha criticado la nueva aplicación y ha recomendado el uso de alternativas como Signal.

La manera de evitar que las conversaciones se almacenen en los servidores de Google pasa porque el usuario las borre activamente o use el modo de incógnito, en el que las conversaciones son encriptadas de principio a fin y los mensajes pueden tener una duración determinada antes de desaparecer.