Los operadores empiezan a retirar el Galaxy Note 7 del mercado

Después de que los dispositivos etiquetados como “seguros” por Samsung siguieran incendiándose.

Yonhap y el New York Times, citando fuentes independientes, parecen confirmar que Samsung va a detener la producción del Galaxy Note 7 de forma temporal en sus fábricas de Vietnam.

La decisión fue tomada tras cinco nuevos episodios donde varios de los dispositivos que habían sido sustituidos, y habían sido etiquetados como Samsung como seguros, sufrieran problemas similares. Los teléfonos sufrían combustiones internas procedentes de un funcionamiento defectuoso indeterminado dentro de la batería, al igual que los modelos fabricados antes de que Samsung se viera obligada a establecer un sistema global de devoluciones de sus terminales.


Dos de los cuatro principales operadores en Estados Unidos, AT&T y T-Mobile, tomaron la decisión de retirar de forma voluntaria el Galaxy Note 7 de sus tiendas durante las últimas 24 horas. En España los operadores de momento no tienen planes específicos según comunican Telefónica y Orange a La Vanguardia, pero están estudiando el caso a nivel interno. Vodafone España confirma que están pendientes de Samsung para decidir cómo actuar cuando el dispositivo se ponga de nuevo a la venta el 28 de octubre.
Samsung España no ha podido ofrecer más información.

Un fuego que no se apaga

A finales de verano llegaban las primeras indicaciones de que algo no estaba bien en el nuevo Galaxy Note 7 que Samsung había presentado a nivel mundial el 19 de agosto. Lo que parecían acontecimientos aislados acabaron convirtiéndose en una cascada incesante de smartphones defectuosos. Era oficial. Algo fallaba en el sistema de la batería del Galaxy Note 7, y tras 2,5 millones de unidades fabricadas, Samsung se vio forzada a realizar devoluciones.

Cuando parecía que las cosas estaban empezando a recuperarse para Samsung a principios de octubre. Los nuevos dispositivos, supuestamente con el problema de sus batería solucionado, llegaban a las tiendas de la mayoría de los países afectados. Para Europa, la fecha era el próximo 28 de octubre.Pero estos planes pueden haberse visto afectados por la suspensión de la fabricación.

En otros países como Estados Unidos, los compradores que se habían visto forzados a devolver el teléfono ya volvían a tener un Galaxy Note 7 en su bolsillo, aunque fuese en algunos casos, dos semanas después de devolverlo a Samsung.

Smartphones que sufren combustiones espontáneas es un problema para la seguridad tanto de sus compradores, y múltiples aerolíneas de todo el mundo habían prohibido a sus viajeros mantener sus Galaxy Note 7 encendidos durante el vuelo para evitar problemas como el ocurrido en un vuelo de Southwest Airlines.

Treinta casos

Los más de tres amperios-hora que llevamos en nuestros bolsillos en forma de pequeñas cajas de iones de litio son una tecnología que esconden altos niveles de complejidad para que sean seguros. Pero llevamos más de una década donde los smartphones son ubicuos, y no ocurrían problemas tan extendidos como los que estamos viendo en este modelo, con una treintena de casos distintos.

Una retirada del dispositivo de forma definitiva sería un desastre mayúsculo para Samsung, que está viendo como sus acciones caen un 15% tras las nuevas informaciones. La acción de Samsung mantenía hasta hoy una tendencia ascendente a pesar de los problemas, debido a las perspectivas de muchos de sus accionistas de que los problemas con el Galaxy Note 7 desembocaran en un cambio en la cúpula ejecutiva de la compañía, así como una mejora del rendimiento económico de las otras partes del negocio. En especial las partes del conglomerado en cargadas de la fabricación de chips y de pantallas.