El creador sensato

Nada de fantasías. Zac Posen nunca pierde de vista lo que quieren las mujeres

La forma sigue a la función, decía el arquitecto Louis Sullivan. Una máxima del diseño que, si la aplicamos a la moda, no siempre se cumple. Hay excepciones. Zac Posen es un creador versátil: puede modificar una chaqueta clásica desde el hombro, crear un vestido con fibra óptica, gestionar su empresa y colaborar con marcas históricas. “Tengo mucha suerte de poder hacer lo que hago, nunca subestimo ese privilegio”, afirma.


Parece saber qué necesita cada proyecto y pasar al siguiente capítulo. Domina el sueño de la alfombra roja y, a la vez, tiene una visión muy realista sobre el negocio. “A la gente le seduce esta idea de fantasía que tiene la moda, lo experimenté, pero ese no era yo. Vivo para trabajar, es mi estilo de vida”, concede.

Con 16 colecciones anuales, llega la entrega para una institución americana como Brooks Brothers, la marca de confección más antigua de EE UU, aquella que vistió a Abraham Lincoln. “Algunas de sus cosas hoy hasta parecen retro. Quizá eso lo pienso porque siempre visto de traje; hoy parece tener más connotaciones punk el arreglarse para salir que el ir desaliñado”, comenta entre risas.

Su colaboración con la firma comenzó hace poco más de un año pero tiene cimientos sólidos. “Brooks Brothers es tradicional. Y ese es un buen punto de partida para mirar hacia el futuro”, opina. Pero en la moda la innovación debe ser la clave: “Pensamos colecciones continuas, casi mensuales. Quiero que se respire frescura sin ser moda pronta”. La inspiración de su nueva colección para la enseña americana proviene de unas polaroids tomadas por el fotógrafo Melvin Sokolsky en los setenta.

Las instantáneas tienen un aire de practicidad y romanticismo. “Hay que estar en sintonía con lo que quieren las mujeres hoy”. Lo dice pensando en sus musas y amigas: Lena Dunham, Greta Gerwig y Claire Danes.

Pero sus planes son todavía mucho más ambiciosos. “Mi meta es convertir mi marca en un vehículo de comunicación global, produciendo contenido editorial y no simplemente hablar sobre cómo vestirnos. Ese es, sin duda, el futuro de la moda”.