El nuevo smartphone de Sony tiene la misma pantalla que los mejores televisores

La marca nipona presenta en el Mobile World Congress cuatro smartphones sin dar precios ni fecha de salida concretos

El último gran fabricante del Mobile World Congress ha dejado sus cartas para la mañana de hoy lunes. Sony ha traído a Barcelona productos distintos: un smartphone de gama muy alta, dos de gama media, un proyector que convierte cualquier superficie plana en una “tablet” y una vuelta de tuerca a los asistentes virtuales.

Empecemos por el smartphone de gama alta, heredero directo del Sony Xperia Z5 Premium del año pasado, se llama Xperia XZ Premium y viene con dos características que lo hacen destacar entre el resto de elementos presentados estos días: una pantalla 4K HDR, la primera en un smartphone, y un complejo sistema de cámaras, sensores y procesado capaz de grabar a casi 1.000 marcos por segundo para conseguir vídeo a velocidad ultra-rápida. Lamentablemente, no son tan impactantes como podría parecer.


A pesar de que el año pasado Sony también presentó una pantalla 4K, el añadido de la tecnología HDR hace mucho por la reproducción de colores tanto en la interfaz del software como en el apartado multimedia. A pesar de que es una pantalla de tan solo 5,5 pulgadas y apenas puedes notar la diferencia entre tantos millones de píxeles, parece que Sony sigue apostando porque más es mejor con el Sony XZ Premium.

Volviendo a la cámara, la compañía nipona ha incluido un sistema denominado “Motion Eye” que tiene un par de matices interesantes: empezará a grabar en cuanto el móvil detecte movimiento, para capturar esas fotografías rápidas que perdemos antes de que el dedo apriete el botón, y podrá grabar a 960 fps, aunque solo durante una fracción de segundo. ¿Útil? Tendremos que esperar a la reseña completa para averiguarlo, pero más allá de poder grabar una gota cayendo o el aleteo de una mariposa al despegar si podemos capturarlo, poco podremos hacer. Este método de secuencias ultra-rápida está limitado a una resolución de 720p por la capacidad de memoria asignada.

El teléfono mantiene el estilo ultra-brillante de su predecesor, con un acabado casi de espejo que será tan atractivo a la vista como pasto de los residuos de tus dedos. Un imán de huellas, más aún que otros teléfonos extra-brillantes del mercado como los modelos Jet Black del iPhone 7.

Por dentro, un Snapdragon 835 —el chip de Qualcomm más potente de la actualidad—, 4 GB de memoria RAM y 64 GB de almacenamiento que sus compradores podrán extender con tarjetas microSD. En cuanto a batería: nada espectacular según los números: 3.230 mAh, pero esperamos a probarlo largo y tendido para dictar sentencia.

Sony no ha especificado fecha específica ni precios para este modelo, tan solo que llegará en junio. Nuestra intuición nos dice que el precio estará muy por encima de lo que muchos consumidores están dispuestos a pagar, seguramente en torno a los 800 euros.

Tres gama media interesantes

Aunque estos tres teléfonos venderán más —a priori— que su hermano mayor, también lo tendrán más complicado en los escaparates. Se llaman Sony Xperia XZs, Xperia XA1, y Xperia XA1 Ultra. Si los nombres te confunden, no estás solo.

El XZs tiene el mismo sistema de cámaras que el XZ Premium incluyendo grabación a ultra-alta velocidad y Motion Eye, pero su tamaño se reduce a 5,2 pulgadas para la pantalla con una resolución Full HD más tradicional, y un procesador algo antiguo, el Snapdragon 820 que ya incluía Sony en sus modelos de 2015. Llegará en algún momento “de abril” según los nipones, pero no sabemos tampoco el precio.

Por su parte, los Xperia XA1 y Xperia XA1 Ultra son dos modelos que comparten interior con un procesador Helio P20 de Mediatek, un chip que estamos acostumbrados a ver en smartphones de marcas chinas que rinde de forma correcta pero sin tirar cohetes. El modelo “Ultra” tiene una pantalla de 6 pulgadas con resolución Full HD (1080p) y el XA1 “sin apellidos” tiene una de 5 pulgadas y resolución 720p. De nuevo, sin información sobre precio por parte de Sony.