¿Podría ser Taiwán uno de los primeros países en tener 5G?

Varios estados compiten por ser el primero en implementar los futuros protocolos de redes móviles.

Descargas de películas en alta definición en pocos segundos, emisiones en continuo en 4K sin interrupciones, velocidades de conexión de hasta 5 GB por segundo o innumerables posibilidades de negocio para el sector del internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés) son algunas de las promesas de las redes 5G.

Ante semejante escenario de oportunidades económicas, unido a la cada vez mayor demanda de conexiones más rápidas, varios estados y compañías alrededor del mundo están trabajando en varios modelos futuros de conexión inalámbrica, con la esperanza de convertirse en el referente a seguir a la hora de estandarizar esta tecnología.


El gobierno taiwanés es uno de los que está poniendo la carne en el asador con más ahínco; empresas locales y foráneas se han unido a los esfuerzos de la administración del país oriental para convertir a la pequeña isla en un banco de pruebas para las redes 5G. La privilegiada posición en el campo de los semiconductores –la ínsula es el hogar de algunas de las principales empresas del sector como MediaTek o TSMC- aporta a la región un plus en el desarrollo de esta tecnología.

La capacidad de producir equipamiento preparado para las futuras redes es una ventaja para aquellos países que están trabajando en el sector. Los procesadores para las 5G necesitarán trabajar con tasas de transferencia de datos extremadamente altas (1-10 GB por segundo).

A pesar del apoyo gubernamental “la posibilidad de que Taiwán se convierta en el primer país con 5G es muy pequeña. Mientras los principales proveedores de servicios de telecomunicaciones están envueltos en una guerra por las tarifas 4G de conexión ilimitada, todos los operadores han sufrido un declive temporal en los ingresos medios por usuario, por lo que puede que no tengan suficientes recursos para comenzar a diseñar una arquitectura 5G y lleven a cabo el despliegue de redes”, apunta a La Vanguardia Andy Ye. El analista de mercado senior de IDC también señala que “puede que el país oriental no sea el primer estado en adoptar el 5G porque no se han visto oportunidades maduras en modelos de negocio de IoT hasta ahora”.

La compleja situación por la que pasan las operadoras taiwanesas y la ausencia de una fuerte red empresarial relacionada con el Io T son los principales caballos de batalla que impiden un mayor desarrollo del 5G en la ínsula.

Precisamente China, a pesar de la compleja situación que existe entre las dos naciones, busca colaborar con la isla en la promoción de la investigación y la cooperación industrial de las redes 5G. “China y Taiwán tienen mentes abiertas para una profunda cooperación en el futuro. Los dos lados pueden trabajar juntos para ayudar a formular un standard global 5G”, afirmaba en noviembre del año pasado el vicepresidente y secretario general de la Asociación China para Estándares en Comunicaciones, Yang Zemin.

Nokia, cuyo negocio telefónico pertenece a la taiwanesa Foxconn, firmaba en julio del año pasado un memorándum de entendimiento con uno de los principales operadores del país presidido por Tsai Ing-wen, Taiwan Mobile Co. En el pacto las dos partes se comprometían a desarrollar las nuevas redes. Ye, sin embargo, apunta con escepticismo que “a pesar de que los principales proveedores de servicios 4G han firmado acuerdos con empresas de equipamiento de telecomunicaciones, creo que hasta el 2020 no se pondrá en marcha un despliegue concreto de redes 5G”.

La Unión Europea o los Estados Unidos también se han interesado en cooperar con Taiwán en el desarrollo de esta tecnología. Todos estos contactos entre empresas, estados y otros actores relacionados con el mundo de las telecomunicaciones indican que, si bien Taiwán puede que no sea el primero en instalar un sistema completo de redes 5G, sí que jugará un papel, que se antoja primordial, en la estandarización de las mismas.

El analista de IDC opina que, más allá de la isla, “EEUU, Japón o Corea del Sur tienen muchas posibilidades de convertirse en el primer estado que adapte esta tecnología”. Compañías como Verizon y AT&T llevan varios años desarrollando proyectos relacionados con las 5G en el país de las barras y estrellas, mientras que Seúl y el país del sol naciente planean implementar este tipo de redes para sus respectivas olimpiadas de 2018 y 2020.