El primer ‘cereal café’ desembarca en Barcelona

Se llama El Flako y acaba de abrir sus puertas en el barrio del Born


Con nubes de azúcar, chocolatinas o fruta fresca... Los amantes de los boles –para empezar la mañana o, ¿por qué no?, a la hora de merendar– están de suerte: si había algo que faltaba en Barcelona era un ‘cereal café’. Es decir, una cafetería en la que los cereales fueran los protagonistas, tendencia muy extendida en ciudades como Londres o Nueva York.

En Madrid ya hay varios, pero en Barcelona nadie había apostado por ello hasta que hace pocos días El Flako (General Alvarez de Castro, 5-7) abría sus puertas en el barrio del Born. Un pequeño local con estética setentera y buena onda en el que sus tres jóvenes precursores –Laia Rincón, Nico Castán y Michiel Tromp– sirven cereales a cualquier hora del día.

Y para todos los gustos, porque entre nacionales, internacionales y ecológicos tienen en total casi 70 tipos. Algunos más fáciles de encontrar en cualquier supermercado, y otros muchos más difíciles, como los Froot Loops, tan de moda a finales de los años 80 pero que pronto se dejaron de comercializar en España por el excesivo azúcar que contenían.

Cuenta Nico Castán que encontrar los provedores para abastecerse de lo que ellos piden es lo más difícil, porque los tres son unos nostálgicos. Apple Jacks, Butter Cruch, Lucky Charms... Si te suenan estos nombres quizás coincidas con sus gustos. Además, en El Flako no sólo sirven los cereales con leche –de vaca, sin lactosa, soja... tienen bastantes variedades–, sino que los boles también llevan toppings.

Pero no todo son chocolatinas, azúcares o ositos Haribo, también hay espacio para los amantes de una dieta saludable. De hecho, según explican sus propietarios uno de las cosas más demandas por el cliente –además de los boles de cereales­– son los milkshakes y los smoothies o licuados.

Esta vertiente, según explican, es su punto de distinción. Porque a diferencia de otros ‘cereals cafés’ europeos, como los de Londres o el primero que surgió en la ciudad alemana de Colonia, ellos tienen clara su apuesta por lo natural. De ahí que en su carta destaque mucho producto sin gluten y apto para veganos.

Aquellos que no amen los cereales pero sí tomar por la mañana un buen café –por supuesto de especialidad– acompañado con una tostada, también pueden hacerlo en este nuevo local del Born.
Eso, o simplemente acercarse a la vitrina, para elegir entre las tartas, pasteles o muffins que hornean con continua frecuencia. ¿Una recomendación? La cheesecake con galletas María y cereales Estrellitas, porque ni siquiera en el pastel puede faltar el cereal.