Toma de contacto con el Energy Phone Pro 3, un teléfono diseñado en Alicante

Con un diseño en negro metálico mate, su apariencia recuerda a la del iPhone 7, incluye cámara dual y su punto fuerte es el precio

Cuando uno acude a ferias como el MWC en Barcelona, Computex en Taiwán, o la IFA en Berlín siempre es buena idea intentar alejarse durante un tiempo de las grandes empresas que están presentes en estos eventos. Pues uno puede toparse con otros productos de interés: es el caso del nuevo teléfono que hemos tenido la oportunidad de tener una toma de contacto.

El domingo, antes de abrir las puertas del MWC, una multitud de periodistas cubrían el evento de la nueva división de telefonía de Nokia. Muchos hablaron positivamente del nuevo Nokia 6, fabricado y ya comercializado en China. Nos llevamos una sorpresa al descubrir el Energy Pro 3, un terminal con unas características, una apariencia y un precio similares al Nokia 6.


Desde la empresa alicantina nos cuentan que sus productos, como los de prácticamente todos los fabricantes, son ensamblados en China pero hacen por tenestandr un control importante desde España del diseño. Por lo que no estamos ante los típicos terminales de marca blanca que pueden lucir varios logos a la vez.

Lo primero que nos llamó la atención de este Pro 3 es precisamente su sobrio y moderno diseño en negro. Se ve realmente atractivo. No hay nada de plástico en este Energy, su construcción es completamente metálica y se siente bastante robusto. Un acierto importante.

Viene con Android 7 de serie y prácticamente limpio, cuenta con un procesador de ocho núcleos ARM Cortex A53 de 1,5 Ghz de velocidad. La memoria ram es de 3 gigas. Su almacenamiento es de 32 gigas, aunque ampliable mediante tarjetas SD. El producto incluye un sensor de huellas dactilares.

Entre las cosas que llaman la atención del teléfono es su pantalla con cristal Dragontrail. Nada que no hayamos visto antes, pero el panel IPS de 5 pulgadas y media se ve bastante bien, aunque no tuvimos la oportunidad de verlo a la luz del sol. Su resolución es Full HD. Más que suficiente para la mayoría de usuarios. Eso y su batería de 3.000 mAh parecen prometer una buena autonomía. Aunque eso, evidentemente, no pudimos comprobarlo.

Otra de las cosas que incorpora este Energy es una cámara dual de 13 megapíxeles con el popular sensor Sony IMX 258 (PDF) y otra de 5 megapíxeles. La función que esta cámara dual cumple es poder modificar el área enfocada en la imagen, simulando como en el caso del Huawei P9 diversas profundidades de campo: desde f/0.8 hasta f/16. Los resultados en la toma de contacto que tuvimos la ocasión de tener con el dispositivo no estaban mal, aunque tampoco parecían perfectos.

También cuenta con un flash duotono y permite la grabación de las fotos como archivos RAW con la extensión DNG de Adobe. Algo que vendrá bien a los que quieran exprimir sus fotos. La cámara frontal para selfis es de cinco megapíxeles. La cámara no nos pareció excesivamente rápida, pero si tuvimos la ocasión de comprobar que podemos acceder a muchos controles para afinar la calidad final de la imagen.

Pero lo realmente importante de este teléfono es su precio: 269 euros. Algo más caro que el Nokia 6, pero se da la circunstancia de que la empresa alicantina ofrece una garantía de tres años. Un dato que puede decantar la balanza para muchos.

En definitiva, a falta de probar más a fondo este Energy parece que estamos ante un producto solvente, con un precio que no es rompedor pero sí atractivo y que nos da la tranquilidad de saber que cuenta con un soporte técnico cercano. De hecho, Energy está expandiendo un red de tiendas por España.