Un plan alternativo: noches de cocina ayurvédica, ahumados o eclipses

Cuatro propuestas especiales que no son para todos los días


Si quieren probar los platos que preparan en su pequeño restaurante del Guinardó Sara Santacana y su pareja, Danton Llapart, tendrán que esperar a que se acerque el fin de semana. Taverna el Ficus (Renaixença , 53) abre los viernes por la noche, el sábado todo el día y el domingo a la hora de comer. Por la tarde vacían las neveras hasta que el próximo viernes les llega el producto fresco.

Él es catedrático de matemáticas (también se licenció en Filosofía y Comunicación Audivisual), donde la pareja se conoció. Llapart siempre había tenido curiosidad por contemplar un eclipse total y, cuando en agosto de 1999 viajaron a Alemania con ese propósito, ambos quedaron atrapados en la magia de “algo que sólo se puede sentir si está ahí; la noche y el día en un instante y la luz en el horizonte...no hay palabras”.

Desde entonces viajar en busca de ese fenómenos astronómicos y contarlo a través de su web Misión Eclipse es su pasión. En el restaurante, que compaginan con sus profesiones, quieren ofrecer las cocinas que han descubierto viajando (allá donde van hacen cursos de cocina), siempre con producto de proximidad. Es una casa sencilla, en el corazón del Guinardó, donde atienden como si fuera una prolongación de su propio hogar.

Si les atrae la idea de explorar, a través de una cena, lo que hay detrás de la sabiduría ayurvédica para la que la vida es tiempo vivido con felicidad, entendida como en estado de estabilidad interior, pueden acercarse a uno de los restaurantes más bonitos de la ciudad.

Acontraluz, donde Carla Tarruella (propietaria del restaurante) y Crista Raig, médico experta en ayurveda (una de las fundadoras del College Français d’Ayurveda), han puesto en marcha unas cenas con menú ayurvédico (por 25 euros). Se celebran sólamente los jueves en el espacio Luz Acontra, en la terraza acristalada en la que pretenden reavivar la propuesta gastronómica de la ciudad alejada del mar con propuestas especiales.

Sólo dos fines de semana al mes (hay lista de espera) se abren las puertas de Rooftop Smokehouse (Consell de Cent 159 local b,) donde Carla Rodamilans y su pareja, Buster Turner, muestran cómo preparan sus exitosos ahumados en un rincón bucólico del Eixample.

Dos mesas corridas, que también usan para cenas privadas, en las que se puede degustar su menú degustación a la vez que se descubre cómo ahúman en la antigua chimenea a la que han devuelto la vida.

Una experiencia diferente, un valor añadido para un día especial, es lo que buscan también en Bar Omar (Amigó, 34) donde Omar Díaz ha empezado a organizar cenas con música en vivo una vez al mes. Acaba de estrenar sus menús degustación sólo los jueves, el resto de la semana ofrece tapas y platillos, y los domingos un menú con banda sonora de rumba catalana.