The Stoat, la nueva firma española a la que seguir la pista

Presente en las alfombras rojas más importantes del país, ofrece un nuevo concepto de sastrería tanto para hombre como para mujer.


Alfombra roja de los premios Goya 2017, la más importante del año sin tener en cuenta los eventos internacionales. Aparecen los famosos y famosas del momento vistiendo las marcas de siempre, pero ante las cámaras empieza a despuntar la novedad de una firma poco conocida pero que capta la atención.

Eduardo Casanova, cabeza visible de la nueva generación del cine español (sí, parece que se renueva), posa con un traje rosa con solapas negras y pajarita a juego. Todos los medios especializados en moda se quedan con la imagen y el nombre de la firma, que reaparece en el Festival de cine de Málaga con Ana Polvorosa. Se llama The Stoat y ya forma parte del universo de la moda española.

Carlos Paredes y Renato Ruffoni, ambos graduados en La Confianza (asociación española de sastres), montaron la marca después de finalizar sus estudios “con miras a devolver en parte a las raíces clásicas de costura y sastrería, agregando elementos de confort presentes en la ropa del día a día”, explican.

Las colecciones se crean en su totalidad en el Atelier de la marca, en donde los diseñadores “se encargan de patronar y cortar las piezas, diseñar y realizar todos los elementos gráficos que son utilizados en la ropa y dar atención personalizada tanto a nuestros clientes como a ‘celebrities’ que desean venir a ver y usar nuestra ropa”.

La relación con este último grupo, en el que además de a Casanova o Polvorosa también se puede añadir a Álex García o Michelle Jenner, surge a través del contacto con sus estilistas. Por supuesto, explican que los famosos son “una plataforma importante para crear la imagen de marca que sigue en proceso” pero que lo que les interesa es que “luzcan nuestras piezas siempre y cuando se adapten a su estilo y les guste lo que llevan puestos”. Dos de los valores de la marca son la comodidad y la sinceridad, como los mismos diseñadores explican.

Su última colección, otoño/invierno 2017, “se inspira en las formas y cortes de los años 70 mezclado con elementos gráficos inspirados en los avistamientos alienígenas que fueron tan populares en esta época. Nos alejamos un poco de los tejidos sintéticos y los sustituimos, en parte, por tejidos naturales con colores y acabados metálicos y elementos brillantes unidos a cortes clásicos creando un ‘futurism vintage’ reminiscente de la época de Barbarella”.

“Las formas y proporciones de las prendas de mujer permiten mostrar lo femenino, etéreo y a la vez fuerte y decidido de la mujer contemporánea, permitiéndole movilidad y comodidad para las actividades de su día a día, siempre manteniendo el estilo y personalidad que la define. En la ropa de hombre nos inspiramos más por el lado minimalista del aspecto tecnológico del futurismo. Las formas y proporciones son de líneas rectas y toques ‘sport’ que le dan un toque urbano y cómodo”.

Al preguntarles por el estado de la moda española muestran una visión optimista que no es tan fácil de encontrar dentro del sector. Paredes y Ruffoni consideran que el mercado está creciendo y que es un buen momento para empezar. “Es posible destacar en un mercado que se esta desarrollando y nos encanta la posibilidad de aportar nuestro grano de arena para el mundo de la moda en España”.

Como planes a medio plazo tienen el de dar a conocer la marca y consolidarla dentro del segmento del ‘Alto Standing’, aumentar sus puntos de venta en el país “que sean afines a la marca” y, posteriormente, la expansión internacional. De momento, están preparando su próxima colección y en septiembre esperan desfilar en la MBMFW. Nuevos horizontes a los que llegar siguiendo una alfombra roja.