100 empresas son responsables del 71% de las emisiones contaminantes

Un estudio apunta a un grupo de productores de combustibles fósiles como principales emisores.


El Acuerdo de París rubricado a finales de 2015 por la práctica totalidad del planeta tenía el objetivo de reducir las emisiones contaminantes de los firmantes, responsables, cada uno a su manera, del calentamiento global. Sin embargo, solo la quinta parte de las emisiones provienen de la inversión pública. El resto es fruto de empresas de todo el planeta, cuyas emisiones de carbono están perjudicando al planeta. Dentro de esas empresas, un reducido grupo de 100 compañías son responsables del 71% de las emisiones totales, según ha revelado el estudio ‘Carbon Majors’, publicado por el Climate Accountability Institute a partir de una recopilación de datos que se remontan a 1988.
Entre estas empresas se encuentran ExxonMobil, Shell, BP, Chevron, Gazprom o Total. El informe destaca el porcentaje aproximado de las emisiones globales que dependen de cada compañía. Por ejemplo, ExxonMobil sería responsable del 1,98% de las emisiones de carbono.
Con la tabla en la mano, el mayor emisor del planeta es el carbón chino, responsable del 14,32% de las emisiones. En segundo lugar, y a una considerable distancia, se sitúa Aramco, la compañía petrolera de Arabia Saudí (4,50%). La primera empresa de la lista es la rusa Gazprom, situada en tercer lugar y con un 3,91% de emisiones globales. Para encontrar una compañía española hay que esperar hasta el puesto 46, donde se sitúa Repsol (0,33%).
La práctica totalidad de las empresas de la lista se dedican al sector de los hidrocarburos y las energías fósiles, elementos que expertos como Michael Brune, de Sierra Club, llaman a eliminar en los próximos años no solo por ser “moralmente arriesgado”, sino “económicamente arriesgado”. “El mundo se está alejando de los combustibles fósiles hacia energías limpias, y lo está haciendo a un ritmo acelerado”, explica a The Guardian.
De hecho, compañías como Google, Apple, Ikea o Volvo ya están inmersas en programas para eliminar su uso de energías fósiles. El fabricante de vehículos, ahora de propiedad china, ha anunciado recientemente que solo fabricará vehículos eléctricos o híbridos a partir de 2019.
A pesar de todo, y conscientes de la necesidad de limitar el calentamiento global, muchas compañías que aparecen en la lista han comenzado programas para invertir más en energías renovables. Shell, por ejemplo, creó en 2015 una división especializada en este sector con una inversión de 1.700 millones de dólares, mientras que Chevron anunció su intención de “gestionar sus emisiones de gases de efecto invernadero” gracias a su inversión en dos proyectos para capturar y almacenar carbono, algo que también explora ExxonMobil. BP, por su parte, está “decidido a ser parte de la solución”.
De fondo no está solo la cuestión medioambiental, sino su propia supervivencia económica: un estudio del think tank estadounidense Chatham House destacó el año pasado que las compañías petroleras se enfrentan a “un desagradable, brutal y corto” final en los próximos 10 años si no cambian por completo sus modelos de negocio. Hay mucho en juego.

>> Puedes descargar el estudio y la lista de las empresas contaminantes en este enlace.