Amazon da otro paso hacia el sector alimentario que hace temblar a la competencia.


Amazon intenta tomar por asalto el mercado de la comida. Tras la compra de Whole Foods por 13.000 mil millones de dólares, ahora la compañía de Bezos se lanza  a por los “meal kits”, que son menús precocinados que requieren poca preparación.
Con un precio que oscila entre 15,99  (para un menú compuesto de falafel) y los 19.99 dólares (para una comida que inclute salmón) los menús de Amazon se presentan con el eslogan “We do the prep. You be the chef” o “Nosotros lo preparamos. Tú eres el chef”.  Precisamente las intenciones de Amazon en este campo se revelaron cuando este eslogan fue registrado, solo unos días antes de poner a la venta los menús.
Este servicio solo está disponible, de momento, en las ciudades donde la compañía opere su servicio de distribución de comida “Amazon Fresh”.
El mayor vendedor de este tipo de alimentos en Estados Unidos es Blue Apron, que no se ha tomado nada bien la noticia. Las acciones de esta compañía cayeron un 2,5% en los veinte minutos que siguieron al anuncio de Amazon. Esta debacle se incrementó hasta el 11% el lunes siguiente.
Como ocurre en cada sector en el que se presenta como jugador, la competencia tiembla ante la posibilidad de que un gigante financiero se meta en su terreno. En Europa, HelloFresh (el mayor distribuidor de este tipo de productos en nuestro continente y valorado en 2.000 millones de dólares) planeaba salir a bolsa este otoño, y puede que tras la incursión del gigante en el negocio, los directivos reconsideren esta opción.

El  sector alimentario era el último bastión en el que no tenía una gran presencia, pero los últimos movimientos de la empresa afincada en Seattle ponen fin a esta situación. Amazon Fresh ya opera en 16 ciudades, Amazon Prime ya ofrece reparto de comida en Reino Unido y, como mayor paso en este campo, en Junio la empresa de Bezos adquirió la distinguida cadena de supermercados Whole Foods.