Facebook también creará una ‘comunidad’ en el mundo real

Zuckerberg quiere desarrollar Menlo Park, la ciudad en la que estableció su sede en 2011.


Facebook ha cambiado de planes a lo largo de su (corta) historia para adaptarse a los usuarios y a los tiempos, que a veces es un todo. Hace escasas semanas que llegó el último cambio de rumbo para la compañía de Mark Zuckerberg. Lo que han anunciado ahora no modifica en absoluto su misión digital, pero sí profundiza en el mundo físico: “asegurar que la presencia de Facebook sea un beneficio para la comunidad”, en palabras de John Tenanes, de la división inmobiliaria de la red social.
Facebook estableció su sede en Menlo Park, una ciudad de 45 kilómetros cuadrados y poco más de 30.000 habitantes, en 2011. Y ahora quieren ayudar a solucionar algunos de los problemas más acuciantes para sus habitantes, como el terrible tráfico (derivado de su cercanía al campus de la Universidad de Stanford) o la falta de vivienda a un precio asequible (fruto de lo cotizado que está cada metro cuadrado en Silicon Valley, donde existe una burbuja inmobiliaria derivada de los altos sueldos que cobran los empleados de la principales compañías tecnológicas). “Estamos planeando reconstruir el antiguo Parque Científico y Tecnológico de Menlo, que pretendemos llamar ‘Willow Campus'”, ha explicado Tenanes en el blog de la compañía.
El objetivo de este proyecto es crear una ciudad dentro de Menlo, “un centro de vecindario que provea servicios comunitarios que tanto necesitamos”, con más de 11.000 metros cuadrados de espacios comerciales y 1.500 viviendas (el 15% de las cuales serán puestas a la venta a precios inferiores a los que marca el mercado).
Además, y para contribuir a solucionar el problema de la vivienda en la zona, Facebook seguirá financiando proyectos a través del Catalyst Housing Fund, donde colabora con otros actores para construir casas asequibles para los ciudadanos. El fondo se puso en marcha el año pasado con 18,5 millones de dólares.
También buscarán solución al problema del tráfico, algo en lo que invertirán “decenas de millones de dólares” para mejorar las infraestructuras y promocionar nuevas conexiones. “Nuestra esperanza es crear un espacio físico que apoye a nuestra comunidad y se base en nuestros programas existentes”, explica Tenanes.

El proyecto se consumará a lo largo de los próximos años: acaba de ser presentado y se espera una negociación de hasta dos años con las autoridades locales para ponerlo en marcha. Se espera que en 2021 estén terminados los espacios comerciales y los oficinales, y que el resto de proyectos se acometan por fases de dos años cada uno. Como su objetivo es la sostenibilidad del entorno que da cobijo a su sede, Facebook no tiene prisa: quiere hacerlo bien.