Fórmula 1 y marketing: la publicidad más cara (y rentable) del mundo

El gran circo deportivo mueve cifras astronómicas, como ha recordado el piloto Marc Gené.


Con una audiencia cercana a los 400 millones de espectadores en cada carrera, la Fórmula 1 se ha convertido es el escaparate perfecto para que multitud de marcas promocionen sus productos en un espectáculo que mueve masas a lo largo y ancho del planeta. En este emocionante deporte todas las cifras son astronómicas: una entrada para visitar el paddock cuesta 6.000 euros, los derechos para televisión se cotizan en centenares de millones de euros… y los ingresos totales de la Fórmula 1 alcanzan los 2.000 millones de euros anuales. Puede que sea la publicidad más cara del mundo, pero también es de las más rentables que existen.
Con cifras tan serias, el marketing también debe serlo. “En el momento en el que entramos por la puerta del circuito estamos condicionados por lo que dice nuestro contrato: la gorra del Santander, el reloj Puma, el coche Fiat, etc.”, explica el piloto español Marc Gené, de la escudería Ferrari. “La dificultad para el piloto es gestionar su imagen fuera del circuito, sobre todo en redes sociales. Los pilotos debemos representar a nuestros sponsors dentro y fuera del circuito”, aclara.
Marc Gené, que ha participado como ponente en el IV Webinar #MKTDeportivo, organizado por la Asociación de Marketing de España, ha explicado que los ingresos de la Fórmula 1, ya sean de los derechos de televisión o de la venta de entradas, los gestiona la FOM, quien después reparte un porcentaje entre los equipos según la clasificación en el torneo.
Este deporte afronta el futuro con esperanza tras la entrada de Liberty Media en el accionariado. “La llegada de Liberty Media ha sido muy positiva, ha aportado más flexibilidad, más libertad en social media y menos restricciones”, reconoce Gené. “Son más receptivos a los cambios porque uno de sus objetivos es conseguir más engagement con el fan”.
El piloto también ha desvelado las claves de las próximas temporadas, donde se verá un crecimiento de grandes premios en países emergentes. “Se buscará el espectáculo e involucrar a la ciudad anfitriona”, ha explicado. Si parpadeas, te lo vas a perder.