La movilidad y la adaptación a plataformas, un paso lógico de la digitalización

No adaptarse a los tiempos de cambio puede suponer una pérdida considerable de clientes y oportunidades de negocio

La digitalización comporta una adaptación continua a las tecnologías más utilizadas. Es innegable que la importancia del teléfono móvil y lastabletas es cada vez mayor en los últimos años, con un tirón de consumo que no deja de crecer. De hecho, según un estudio de Fundación Telefónica, en estos momentos se utilizan más los dispositivos digitalesque los ordenadores para acceder a medios digitales, en una proporción de 53% a 47%. No adaptarse a los tiempos de cambio puede suponer una pérdida considerable de clientes y oportunidades de negocio.

El portal Indicex permite que las empresas midan su Competitividad Digital sin ningún coste. En ella se tienen en cuenta elementos como el posicionamiento SEO (de cara a los buscadores de internet), la movilidad del usuario en los entornos web de la empresa, la comodidad y percepción del usuario a la hora de navegar por el portal propio o el aprovechamiento de las técnicas de márketing digital para potenciar al máximo nuestro negocio.


Adaptación necesaria
Contar con una web cuidada y bien trabajada es un paso importante, pero eso no es todo: adaptarla a entornos móviles y tablets, una tendencia universal, es primordial para que las PYMEs alcancen al mayor número de usuarios posible. Hay que tener en cuenta que las tendencias de consumo van cambiando y cada vez tiene más peso el comercio electrónico, que se realiza en muchas ocasiones a través de estos terminales.

Conquistar los dispositives
Un primer factor a tener en cuenta es que la web de la empresa cuente con versiones para móviles y tabletas, adaptando la información a cada tipología de pantalla, lo que potencia la accesibilidad y la lectura desde todos los dispositivos desde los que se acceda. Si el usuario puede entrar a una página propia desde cualquier dispositivo acabará fidelizando con la marca, dada la comodidad de acceso, siendo así un cliente potencial.

Una página sencilla pero efectiva
Otros aspectos a tener en cuenta es el tiempo de carga de la página. Que no sea una carga eterna, porque se perderá al usuario. Que sea demasiado recargada y cuente con muchos recursos hará que sea más difícil que cargue rápido, lo que se traducirá en la frustración del usuario. Así, la clave es mantener una visión sencilla pero completa.
Una herramienta útil para conocer la idoneidad de nuestra web es PageSpeed Insights, de Google, que analiza el contenido de una página web y genera sugerencias para mejorar la velocidad en el ámbito móvil. En este sentido, contar con un subdominio móvil diferente al de la web en ordenador, totalmente adaptada a ese entorno.

Explotar cada plataforma
Contar con un tamaño de página preestablecido mejora la navegación del usuario. Que sea reconocible en cualquier dispositivo, con un diseño similar y compartiendo lógicas, pero que a su vez explote las características de cada una de las plataformas en las que se incluye.
Por ejemplo, si el usuario se mueve en un entorno móvil, podría ser muy beneficioso poner a su disposición un botón de llamada que permita que llame y contacte con la empresa con un solo movimiento, sin salir de la web. Similar a un enlace (“clique aquí”), se podría introducir un botón que vaya acompañado de un texto de “llámenos”, “contacte con nosotros”, “estamos a su disposición”... Cualquier nuevo canal de contacto que se ponga a disposición del cliente será mejor para la empresa.

Estrategia clara

La clave es llegar a aquellos canales donde creemos que estarán nuestros clientes. Pero hacerlo sin una estrategia podría acabar en una mala experiencia para el usuario y repercutir en las ventas, por lo que a la hora de impulsar la movilidad hay que tener en cuenta los anteriores consejos.