Los concentrados de Apple

El iPhone SE y el nuevo iPad Pro de 9,7 pulgadas, en busca de nuevos mercados

Con la llegada de los primeros teléfonos móviles, en la década de los 90 del siglo pasado, hubo un tiempo en el que un sinónimo de avance era la reducción del tamaño de los terminales. Desde los primeros “ladrillos” hasta la llegada de los smartphones a pantalla completa como el iPhone, el principal elemento de sofisticación del móvil fue la miniaturización. De hecho, el terminal de Apple llegó a ser criticado tras su lanzamiento en el 2007 porque con su entonces “descomunal” tamaño de 3,5 pulgadas de pantalla consumía mucha batería. Las cosas han cambiado mucho desde entonces y hoy triunfan las pantallas por encima de las 5 pulgadas, pero no todo el mundo quiere eso.

Hace dos años, Apple dio su brazo a torcer ante los estudios de mercado que señalaban que la mayoría de los consumidores quería pantallas más grandes y lanzó el iPhone 6 y 6 Plus con tamaños de 4,7 y 5,5 pulgadas. Cubierto ese segmento de público, quedó claro que seguía vivo un mercado para el móvil concentrado. El iPhone SE viene a cubrir ese hueco y además lo hace con una considerable reducción de precio respecto al tope de gama 6 S / 6 S Plus, aunque sus 489 euros no puedan considerarse low cost.


El iPhone SE no sólo se convierte en el terminal de acceso al ecosistema Apple Para aquellos que no están dispuestos a gastar alrededor de 800 euros en un móvil, sino que lo hace con (casi) todas las características de sus hermanos mayores. En ese sentido, se trata del móvil de reducido tamaño más potente del mercado. El nuevo teléfono que la firma de la manzana lanza este fin de semana en España tiene la misma cámara que los modelos más caros, el mismo microprocesador A9, puede utilizarse con el sistema de pago Apple Pay, graba vídeo en 4K y muchísimas otras características que tienen los terminales más grandes. La única tecnología que no lleva como sus hermanos mayores es 3D Touch, que añade nuevas funciones a las aplicaciones según el grado de presión que se ejerza sobre la pantalla.

Manejable y pulido, el iPhone SE corre con precisión y es una opción de alta gama para quienes quieran poco peso y volumen en el móvil. El precio también es un incentivo atractivo. La esencia del móvil de Apple., concentrada en formato pequeño, abre una nueva época en la que no se puede hablar del iPhone como un sólo modelo.

Otra filosofía, pero la misma concentración ha llevado a Apple también a reducir el tamaño del iPad Pro, lanzado el pasado otoño con una pantalla de 12,9 pulgadas con el propósito de competir en el mercado de los híbridos tableta-PC. La línea abierta con ese primer modelo se amplía ahora con una tableta que recupera el tamaño de pantalla de 9,7 pulgadas del iPad Air. El nuevo modelo diversifica la oferta de tableta premier de Apple, que equipa el asombroso chip A9X, capaz de competir sin pestañear con buena parte de los procesadores de PCs portátiles.

Compañías como Adobe y Microsoft no han desaprovechado la ocasión de lanzar apps profesionales para la tableta de Apple, que además incorpora tecnologías como True Tone, que adapta la temperatura de color de la pantalla a la luz ambiental. La nueva tableta mejora además a su antecesora con la cámara de 12 megapíxeles que incorpora, como la de los iPhone.