Reflotando startups. Me quedo sin caja ¿qué hago?

Mi startup se queda sin caja, se muere ¿qué hago? 

“Reflotar una startup” quizás sea un término impreciso pues no se puede reflotar lo que nunca flotó pero sí podemos poner en marcha un plan para que el proyecto sobreviva, crezca y dé alegrías a emprendedores, inversores, empleados y clientes.

El índice Nasdaq marcó los 5.046,86 puntos el 11 de marzo de 2000. El 9 de octubre de 2002 tocó fondo en los 1.114,11, había perdido el 78% de su valor. Fue el desplome de la burbuja de las “puntocom”.


Más que reflotar empresas (corporate turnaround), en realidad la mejor opción fue el “back to basics” (vuelta a los principios) de empresas tecnológicas en Estados Unidos y Europa que habían recibido millones y millones de inversión pero que no conseguían beneficios. Esos años, marcaron definitivamente mi obsesión por la caja y el crecimiento con rentabilidad.

Hay esperanza para las startups que lo pasan mal. Cisco, Amazon, eBay son hoy monstruos tecnológicos que sobrevivieron la debacle (dot-com bubble).

Así que manos a la obra. Si tu startup se está quedando sin caja y la ronda no llega, sé optimista, se puede salir del hoyo.

Los procesos de reflotamiento o back-to-basics son procesos complejos que conllevan renuncias y emociones fuertes pero sobre todo implican cambiar la manera de pensar, redefinir los paradigmas, la definición de éxito. Quizás toque pensar que el éxito no se mide en descargas o usuarios activos sino en saldo bancario.

En este post no pretendemos hacer una guía de cómo resucitar una startup pero sí apuntar la metodología.
Todo empieza por un buen diagnóstico:

a) Cuántos días tenemos de caja (una empresa dura lo que dura la caja). Desde ya no le pierdas el ojo a la caja y lo que produce mayor hemorragia.

b) Cuáles son los activos de verdad, los que realmente van a producir la caja. Piensa creativamente y con frialdad. Puede ser la marca (Donald Trump, presidente electo de EEUU, reflotó su imperio basado en su marca), la cartera de clientes, la tecnología (Blackberry se está reinventando sobre su tecnología), el balance, el equipo … Sé estricto, elige uno o como máximo dos activos.

c) Que es lo que sabemos hacer bien, de manera sobresaliente, en lo que somos competitivos, que los clientes aprecian y por lo que pagan o estarían dispuestos a pagar

Después de haber hecho el diagnóstico sería aconsejable crear una matriz de oportunidades.

a) Se trata de una lista de las diferentes cosas que podéis hacer para conseguir caja, incluyendo cobrar a los usuarios y dejar de regalar servicios. Cada opción para generar caja tendrá su tiempo de maduración, quizás requiera inversión o incluso unas habilidades singulares, contará con frenos y aceleradores, podrá dimensionarse, etc.

b) Puntuad cada uno de esos factores, ponderadlos según el peso específico y al final podréis tener una lista priorizada de opciones que generan caja.

Ya sabemos qué genera caja, ahora es momento de la acción. Las opciones se ejecutarán una a una. Hay que poner foco en una sola opción a la vez y ejecutar con determinación.


No será fácil pero la salvación siempre llega de la mano de la caja aunque la caja más fiable es la que llega del cliente. Poner rumbo a la caja es un ejercicio sano para todas las empresas siempre y si esa caja viene de los clientes de manera creciente, estaréis construyendo una gran empresa sostenible. Suerte!