El mensaje de Vetements a la Alta Costura y otras anécdotas de París

El ‘New look Chanel’, el sueño de Valentino, las diosas egipcias de Elie Saab...

La Semana de la Alta Costura de París primavera/verano 2017 ha dejado tras de sí numerosos desfiles y anécdotas que quedarán para la historia. Estas son algunas de ellas:

El jardín de las delicias envenenadas de Dior

Maria Grazia Chiuri tenía el listón muy alto. En su primer desfile el pasado septiembre para Dior cautivó al público con la fuerza de sus diseños. “Todas deberíamos ser feministas”, un mensaje que en este momento viene como anillo al dedo pero que para aquel entonces también era muy coherente, ella era la primera directora creativa mujer de una firma con tanta historia como Dior.


Esta vez su reto pasaba a otro nivel, el de la Alta Costura, un terreno que conoce muy bien después de 15 años al mando de Valentino junto a su compañero y amigo Piccioli. Quizás ese fue su gran fallo, entender a Dior con los mismos parámetros con los que entendía a la firma italiana.

El bosque de ninfas que presentó guardaba demasiados elementos en común con Valentino. Mucha feminidad y romanticismo. En exceso teniendo en cuenta las líneas generales de la firma. Un terreno un tanto arenoso para una firma del estatus de Dior.



‘New Look Chanel’

Chanel había recibido bastantes críticas en sus últimas apariciones. ¿Aburrido? ¿Más de lo mismo? ¿Predecible?. La maison francesa necesitaba reinventarse y dar un aire fresco a sus diseños. Lagerfeld no desterró el tweed pero le dio una nueva forma. Algo así como el ‘New Look Chanel’.

Cinturas muy marcadas, los clásicos trajes...El desfile fue de menos a más hasta que llegaron los diseños cargados de brillos. Los metalizados destacaron por encima del resto y los volúmenes y el plumaje, algo bastante inusual en Chanel, también se convirtieron en protagonistas.



Lily Rose Depp, musa de la firma, cerró el desfile con un diseño en rosa palo cargado de volumen, y lo hizo de la mano del káiser alemán. Generaciones totalmente diferentes se abrazan para dar lugar a la nueva era Chanel.


La diversidad se apodera de Vetements

La ropa de Demna Gvasalia se encuentra a otro nivel. Un estilo streetwear muy difícil (o fácil) de describir. Fácil porque sencillamente se podría decir que es feo. Y difícil porque existe un mensaje muy potente detrás de esos abrigos imposibles y sudaderas extra grandes.

En su segundo show en el marco de la Alta Costura de París (curioso, ¿no?) lo que más ha llamado la atención han sido los modelos. Desde una mujer mayor estilosa con su abrigo de visón de hace 50 años hasta un militar, pasando por modelos de estética punk y un hombre con sus 60 años y sus clásicos pantalones de pana. La diversidad en la pasarela es una demanda que falta por cumplir. Vetements quiere dar ejemplo y esta es la mejor manera para llamar la atención: que no hablen de tu ropa pero sí de ti.


Érase una vez...Valentino

Pierpaolo Piccioli quiso hacer soñar a los asistentes. Una pretensión un tanto atrevida, pero si alguien puede conseguirlo ese es Valentino. Era la primera colección de Alta Costura del diseñador en solitario, quiso volver a los inicios y trajo de vuelta a los mitos y leyendas griegas.

Líneas puras. Diseños sobrios. Ausencia total de accesorios que desvíen la mirada del público, la importancia recae en la prenda, claro. Los vestidos de corte recto y las túnicas llenas de plisados que lucieron firmes las modelos llenaron de elegancia y distinción la gran Place Vendôme de París. Un nuevo comienzo para Piccioli a lo grande.


El regreso de Schiaparelli

Bertrand Guyon estudió minuciosamente los diseños originales de “la artista italiana que hacía ropa”, como la llamaba Coco Chanel, para la vuelta de la firma a la Alta Costura. Elsa Schiaparelli, la amiga de los surrealistas y responsable del término ‘Shocking’ para definir ese rosa fucsia que le traía recuerdos del jardín en el que pasó su infancia. La langosta de Dalí salió de nuevo a pasear, junto a las siluetas enfrentadas en las chaquetas y las formas troqueladas en los tejidos.

Guyon no quiso arriesgar demasiado y buscó el equilibrio con los patrones de las prendas, que trajo a la actualidad: chaqueta bomber, botas XXL, toreras estampadas. El diseñador salió indemne del reto parisino: mejor aprobar discretamente que pasarse de frenada. El legado que tiene entre manos no es fácil de manejar.


Egipto toma fuerza

Elie Saab ha querido rendir tributo a la época dorada del mundo árabe a través de unos diseños inspirados en las reinas del antiguo Egipto. Vestidos de seda con más de 5.000 lentejuelas y cristales bordados a mano. El diseñador libanés explicó a Vogue que las costureras pasaron 140 horas de trabajo solo en los adornos.

Elie Saab se caracteriza precisamente por la ornamentación de sus diseños, siempre plagados de pedrería y mucho brillo. Como no podía ser de otra manera, los dorados fueron los absolutos protagonistas. Las cinturas marcadas por pequeños cinturones combinadas con túnicas largas o capas trasladaron a los asistentes directamente a la época.