Nuevo Restaurante: Así es La Barra de Carles Abellán, cocina marinera en vivo y en directo

Una de las aperturas más esperadas en Barcelona

Atención: es la primera vez que este conocido chef luce su nombre, en mayúsculas, a la entrada de un restaurante. El miércoles abre La Barra de Carles Abellán (Paseo Joan de Borbó, 19), dedicada a los productos y los guisos marineros. Los pocos vecinos que en esta calle siguen apostando por la calidad aplauden la llegada de su colega.

Abellán fue el primero en conseguir una estrella para un restaurante de tapas creativas en el desaparecido Comerç 24; pionero entre los grandes chefs que dignificaron la oferta barcelonesa de croquetas o la ensaladilla clásicas desde su Tapas 24 (que sigue en expansión), explora la cocina barcelonesa en el Bravo del hotel W y la más canalla en el Suculent y la Taverna del Suculent, y tiene un pie (y un par de chiringuitos) en la arena de la Barceloneta .


Si alguien sospechaba que al inquieto Abellán ya había tocado todos los palos, se equivocaba. Le cogió el gusto al barrio marinero y ahora reivindica la zona y aquellos guisos de pescadores con más peligro de extinción que algunas especies bajo el agua.

“Necesitaba una casa en la que recalar, un poco agotado de tanto ir arriba y abajo, aunque seguiré pendiente de todo”. Ha puesto toda la carne (de pescado, apenas una tímida presencia para amantes de la res) en el asador.

Él mismo distribuyó los 100 metros cuadrados de la planta a pie de calle y de la inferior (donde está la cocina, con cámaras para que el comensal pueda ver lo que se cuece en dos grandes pantallas de alta resolución).

Arriba, dos espectaculares barras separadas por una cocina central frente a la que circulan los clientes y donde los protagonistas son la robata (grill japoné), la parrilla vasca y la plancha: “El producto casi desnudo; la mínima intervención”.

La propuesta arranca con tapas creativas (encurtido de col y pulpo, tomates encurtidos con algas, boquerones marinados, tortillita de mini anchoas....), el pescado y el marisco recién llegados de las lonjas apenas acariciados por el fuego, y esos guisos suculentos como la raya con garbanzos y caldo de pollo, la langosta al estilo de Formentera, el Bullit d’Eivissa, el arroz de conejo y espardenyes.

Postres golosos como las fresas con nata o el recuit de cerezas...vinos de propiedad en cuyos ensamblajes participa junto a conocidos bodegueros el sumiller de la casa: Antonio Lopo.

La dos barras nacen en un extremo del local y continúan en la calle, donde el comensal empezará a tomar sus aperitivos. El interiorismo lo firma Lázaro Rosa Violán. El diseño de imagen y el grafismo, Cristina Campoy. Como director, Tomàs Abellán, hijo del chef, y como jefe de cocina Arnau Muñio. Los ensayos generales, antes del estreno del miércoles, permiten augurar que será un éxito.